viernes, enero 21, 2005

Academias de Salsa Casino en Caracas

A Bailar Salsa


Existen muchos lugares en la ciudad de Caracas que se dedican exclusivamente a enseñar el baile de Rueda Casino. A continuación, una lista de varias academias en donde te puedes inscribir:





  • Academia Timba y Son

Todos los sábados a partir de la una de la tarde. Está ubicada en La Castellana, detrás de la Embajada de España. Cada nivel dura un mes y tiene un costo de 30 mil bolívares. Los pueden contactar a través de www.timbayson.com.ve.

  • Academia Habana Caracas

Tiene dos sedes. La primera, ubicada en la Avenida Páez del Paraiso, frente a la bajada del Parque el Pinar diagonal a la Ópera Deli. La segunda sede está ubicada en el Colegio María Inmaculada, en la Primera Transversal de la Urbanización Montecristo, detrás del Instituto de Nuevas Profesiones de Los Dos Caminos. Los pueden contactar a través de contactanos@habanacaracas.com.

  • Compañía de Baile O.G. Salsa Casino

Esta academia ofrece clases los días sábados y domingos. Cada nivel tiene un costo de 45 mil bolívares. Actualmente imparten clases en Bailoterapia Center, C.C.C.T. Nivel PB, bajando por las escaleras entre Beco y Tropicana. Los puede contactar a través de info@og-salsacasino.com.ve.


jueves, noviembre 25, 2004

La TIMBA despide el 2004

Bailar Salsa

El Teatro Municipal de Caracas recibirá este 11 de diciembre al timbalero Frank "el pavo" Hernández, quien junto a la Orquesta Sinfónica Municipal de Caracas (Osmc) presentará a las 11 de la mañana un recorrido por la hiostoria de la salsa.

Duarnte la cita de este domingo se podrán escuchar 0bras como El Rey del Timbal y Tumbao del recordado Tito Puente, así como Dos virtuosos en cueros y Tres Mambos del compositor venezolano Aldemaro Romero.

La actividad de la Osmc va más allá de presentaciones y conciertos. Durante este año contribuyó en la recopilación y publicación del libro Timbaleros en Caracas. A través de este intrumento se aborda una interesante panorámica de la ciudad que ha generado uno de los movimientos más importantes en torno al timbal y a la salsa.

lunes, noviembre 08, 2004

Sandungeo... paso a paso

Para aprender a bailar Salsa Casino sólo hacen falta las ganas...

¿Quiéres ver algunos pasos?

viernes, noviembre 05, 2004

Que le pongan Salsa

Antes de retroceder en el tiempo, no está de más hacer una parada breve en la palabra que da nombre al género: Salsa. Existe una cierta reivindicación cubana sobre la denominación. Se basa en que el cubano Ignacio Piñeiro interpretaba en 1933 una canción, Échale Salsita, que, además de introducir la trompeta por vez primera en el son, sirvió para que ese culinario elemento se colara, un poco de rondón, en la música bailable caribeña.

Salsa


No hay una continuidad entre esa aparición inicial y la utilización de la palabra Salsa como denominación de un determinado género. En realidad, palabras como salsa, azúcar, sabor, pese a ser nombres, se han utilizado en la música caribeña a modo de interjección, como elemento gramatical destinado a poner un acento de expresividad no directamente relacionado con su estricto significado. De esa forma de uso surge el bautismo de una música de hondos orígenes cubanos transformada y reelaborada en los barrios hispanos de Nueva York .

El entronizar Salsa como la denominación de un género es ante todo un afortunado hallazgo comercial de la discográfica Fania Records al principio de los años 70 en Nueva York. De forma desmitificadora decía Tito Puente en una entrevista que "salsa es lo que yo como con mis espaguetis pero gracias a esa pequeña palabra que no significa nada, todos nosotros hemos sido capaces de encontrar un modus vivendi durante las últimas décadas".
¿Por qué no fue sabor o azúcar o sabroso...? poco importa, lo cierto es que siguiendo los principios más elementales del marketing, empaquetar productos elaborados por músicos mucho menos homogéneos de lo que podría parecer bajo una misma etiqueta, sirvió para que el "consumidor" pudiera reconocer y, cómo no, adquirir lo que se convirtió en un éxito comercial que aún hoy, pasada su fase de producto estrella, sigue siendo muy bien "ordeñado" por las discográficas.

Finalmente, es conveniente resaltar que salsa es básicamente una denominación genérica para ritmos y estilos muy variados. Celia Cruz, la reina de la salsa, decía que "Salsa es la música cubana con otro nombre. Es mambo, chachachá, rumba, son... todos los ritmos cubanos bajo un único nombre". Aunque la afirmación olvida la influencia de otras naciones como Puerto Rico, Colombia o Venezuela tan importantes en la configuración actual de la salsa, resulta sin embargo certera al describir que la realidad de esta música es variada y heterogénea rítmicamente.

RUBÉN BLADES o un hombre llamado Pedro Navaja

Mi música no es política, una salsa protesta. Ese es el modo como ha tratado de llamarla alguna gente que no sabe cómo llamarla. Mi música es una canción urbana. Soy consciente de que lo que hago quizá no tenga impacto de la moda, es un producto a largo plazo. La canción, además de entretener, educa e informa. Es un trabajo que requiere dedicación.... Me interesa experimentar".
Rubén Blades

Rubén Blades Es muy significativo que Rubén Blades (o bleids como se pronuncia en inglés) haya escogido el apellido del delincuente de su narración criminal cantada, ya que blades significa espada u hoja de afeitar y unido al termino switch le da el significado de navaja automática. A decir de Cortázar (1997) [1], el signo de un gran cuento lo da eso que se llama autarquía: "el hecho de que el relato se ha desprendido del autor como una pompa de jabón de la pipa de yeso". Rubén Blades convirtió una versión del famoso Mack the Knife de La ópera de tres centavos, pero sin seguir la música de Kurt Weill sino la letra de Bertolt Brecht, según Cabrera Infante (1996) [2], quien también considera a Blades como el Woody Guthrie de la salsa, pero lo asemeja más al popular Bob Dylan (Robert Zimmerman, su verdadero nombre), por el uso de los elementos folclóricos que introduce en sus interpretaciones. Pero el mismo autor señala más adelante: "«Pedro Navaja» es de veras un logro considerable. No es una parodia de Brecht ni una copia servil de La opera de tres centavos. Es un verdadero homenaje al poeta alemán que prefería que su música fuera popular y su poesía subversiva". Los que conocen a Cabrera Infante saben que solo le regala un elogio a alguien en circunstancias extremas y absolutamente merecedoras.
Sin embargo, paradójicamente, al productor salsero Jerry Massucci, no le gustaba para nada la canción...